Mariposas

19/4/14

Carta para decir adiós.

Decir que lo que me usted me hizo sentir era pasajero sería mentir. Decir que soy la misma que hace un año sería engañarlos a todos. Usted vino y me cambió. Yo era una mujer fuerte, decidida, independiente. Una mujer que no necesitaba de besos y caricias para sentirse bien, una mujer que solía irse a dormir sin preocupaciones en la mente, sin corazonadas, sin soplos en el corazón. Usted cumplió su parte, vino, se ganó mi atención, me ilusionó con palabras y acciones que enamoran, me lleno de abrazos besos y caricias llenas de sentimentalismo puro, me enamoró, y se fue. Su plan se cumplió, felicidades debo decirle. Tenía razón al decir que me iba a hacer sentir todo lo que jamás había sentido. Sí, me hizo sentir amor, mariposas en el estómago, hizo que mis ojos se iluminaran cada vez que lo veía, pero también me enseñó lo que es llorar todas las noches por alguien, lo que es sentir el alma echa un nudo, lo que era sentir que la vida se me iba de las manos y me dejaba vacía. Usted de verdad me hizo sentir TODO lo que nunca había sentido. 

Siempre he pensado que las personas llegan a la vida de los demás por uno u otro motivo, llegan para bien o para mal, para quedarse o tan sólo para dejar una marca fugaz en la memoria. Yo no estoy segura de por qué yo lo dejé entrar a usted, no me malinterprete, no digo que me arrepienta de haber vivido mis últimos siete meses junto a usted, ni mucho menos me arrepiento de haberme enamorado. Sin embargo, si me pregunto en qué momento fue que le deje las puertas de mi vida abiertas... en qué momento lo dejé entrar para enamorarme y hacerme una mujer diferente. Un momento de vulnerabilidad, supongo. Lo dejé entrar en un momento de crisis, de inestabilidad. Quizás fue un momento de querer sentir algo, un momento de necesidad de sentir algo, no amor, sino "algo que marcara mi vida". El problema es que al final sí se convirtió en amor. Al final sí me enamoré, lo empecé a amar, a necesitar en mi vida. Me vi con usted por mucho tiempo más y creo que ese fue mi más grande error.. Pensar en que alguien como usted, con una necesidad gigante de huir ante las cosas cuando son muy serias, iba a poder mantenerse en una relación con alguien como yo, una mujer frágil y enamorada de todo lo que la rodea. Ese fue mi mayor error, y es lo que más me ha quebrado por todo este tiempo.

Usted me enamoró de una manera que quizás jamás vuelva a estarlo, todo lo que sentí y siento nunca voy a sentirlo por alguien más. Todo fue tan despacio, la manera en que usted me fue enamorando, la manera en que pasó todo, la manera en que nuestros labios se tocaron por primera vez aquella noche lluviosa de Julio. Me fui enamorando poco a poco, fui cayendo hacia un abismo lentamente y eso es lo que hace que mi subida sea más lenta y dolorosa. Lo más difícil de esta ruptura no es dejarlo ir, eso ya lo hice desde hace mucho tiempo... es si no, dejar ir todo aquello que vivimos, que sentimos, que compartimos. No fue un amor de unos días, no, porque como dijiste una vez, fue un amor de todo un invierno. Fue nuestro primer grande amor. La primera vez que para los dos nuestros corazones sentían algo de verdad, que sus latidos acelerados tenían origen por alguien más. Lo que usted y yo vivimos fue algo de otro mundo. Sí, fue muy tonto, absurdo y raro muchas veces.. No éramos la pareja más normal de todas.. Pero funcionábamos a nuestra manera. Teníamos todo un mecanismo establecido. Yo lo hacía feliz y usted en cambio me mantenía en pie sin ni siquiera saberlo.

 Recuerdo todas esas tardes como si hubieran sido ayer, acostados en el césped, usted peinándome el cabello mientras yo lo veía como se ve al amor de la vida. Y lo único que hago es repetirme es que lo nuestro fue algo mágico. Y quisiera poder plasmar todos esos recuerdos en mi mente y no dejarlos salir nunca, recordarlos siempre para que cuando estemos viejos podamos volver a esos días donde caminábamos de la mano en las tardes de invierno del 2013. Quiero poder congelar todas esas memorias y dejarlas guardadas en mi mente y corazón, para nunca olvidar mi amor hacia usted.. Para que si algún día decide volver estén intactos y sólo tengamos que removerle el polvo que el tiempo a su paso ha dejado. Pero por ahora eso es imposible. Cada vez que recuerdo algo las lágrimas brotan como lo hacen las flores de Abril. Salen de la nada y me atacan, me hacen sufrir y sentirme mal.. porque ya no te tengo y no estoy segura si alguna vez te podré tener de nuevo. Sería tonto decir que usted me rompió el corazón, no. Usted me rompió por completo. Mi corazón, mi alma, mi ser. Todo lo que antes era vino y lo cambió. Me ha echo una mujer diferente y no puedo permitir que eso siga sucediendo. Tengo que volver a mis raíces. Un back to basics, por decirlo así.

Por ahora lo que me queda es seguir mi camino, dejar todos esos sentimientos y recuerdos atrás y forjarme un nuevo camino, un nuevo destino. No me queda nada de lo que fui antes de usted, toda mi fortaleza, mi positivismo, mi risa y mi felicidad se ha ido... Ahora me desconozco por completo y ya no sé a donde ir. Pero no se engañe, esto que estoy sufriendo no es del todo por usted, es también porque me he perdido y ya no sé como encontrarme. Me duele ver que cambié y  me cuesta volver a lo que antes era. Así que por ahora sólo tengo que alejarme.. Sí, sé que prometimos ser amigos, estar ahí para él otro.. Pero simplemente no puedo. Tengo que buscar de nuevo mi camino, debo volver a encontrarme, y eso es algo que no puedo hacerlo si lo tengo a usted a mi lado, debo alejarme y hacerlo por mi cuenta. Sin un nuevo hombre, sin amigos, sin usted. Me construiré una muralla para que nadie entre a mi vida de nuevo, me quedaré sola porque es agotante estar en una relación... Me alejaré al primer indicio de amor de alguien.. Me encerraré. 
Pero repito, esto no es por usted, es por mí. Voy a seguir adelante, con la cabeza en alto y mi corazón más fuerte que nunca. Volveré a eso que llaman vida. 

Sólo me queda decirle que lo amo, que nunca dejé de hacerlo ni por un segundo, y que nunca dejaré de hacerlo. Sólo que con el paso del tiempo uno aprende a querer a las personas de otras formas, uno aprende a dejar sentimientos atrás y remplazarlos por otros no tan fuertes, pero igual de verdaderos. Nunca piense que dejaré de amarlo, mis sentimientos hacia usted jamás cambiarán, pero por ahora si le pido que no me busque. No piense que estoy aquí para usted, aunque lo esté no me busque, no me hable más... Déjeme partir sin usted en mi vida.. Déjeme seguir por este camino cuyo rumbo no es otro más que ser feliz. Váyase de mi vida. Abandónela como ya antes lo ha hecho. Los dos merecemos grandes cosas y tenemos que seguir nuestro camino, así sea un camino separado. Sé que usted ya lo siguió, sé que ahora está feliz con ella y tal vez ya ni piense en mí. Sólo le pido que si algún día siente las ganas de hablarme, siente las ganas de buscarme, no lo haga. Ni como amigos. No me haga esto más difícil. Gracias por haberme dado tanto amor, gracias por haberme echo tan feliz y por ayudarme a descubrir las estrellas aquí en la tierra. Yo nunca lo voy a olvidar y espero que usted tampoco. Gracias y hasta luego. 


Mi largo camino apenas empieza.



2 comentarios:

  1. ¡Hola! Llevo mucho tiempo leyendote y me parecía que ya era hora para dejar mi pereza a un lado y comentarte, escribes increíble. En serio, adoro todos y cada uno de tus textos. Y este sin duda es genial, sin palabras... ¡Sigue así!
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Gracias por tomarte el tiempo de escribir, llegue a pensar que nadie más leía estas cosas, jaja. Este escrito es el cierre de una etapa de mi vida, significa mucho para mí. Gracias en serio, besos.

      Eliminar

Hola! Este es un modo por el cual podrás hacerme saber de cualquier cosa que pienses acerca del blog o de cualquier otra cosa. Si hay un fallo técnico por favor dímelo, te lo agradeceré muchísimo. Besos y abrazos, Mari. :)