Mariposas

24/3/13

Me gusta Santiago. ¿Y Santiago quién le gusta?

Si esto está pasando es definitivamente por mi culpa.

Desde el inicio del Colegio me ha gustado, ya van 3 o 4 años de lo mismo, y nunca , por ser una pendeja, he querido decirle algo. Talvés es porque me importa tanto que no quiero arruinar todo con una frase. Quiero que todo sea lindo con él, quiero que sea algo diferente. Pero ahora que por fin me decido a intentarlo, ahora que me decido a dejar mis miedos y que estoy segura de que sé lo que quiero para él y para mí, llega una catástrofe. Quizás no es una catástrofe pero no sé como definiría más que con esa palabra. Todo iba marchando bien, pero por contarle a mi amiga ( que para no crear confusiones le diré Marta) que había otro chico al que yo le gustaba, ella creyó que ese sentimiento era recíproco y me contó que desde hace mucho le parecía lindo él. (Por las mismas razones le diré Santiago). Marta empezó a decirme que desde hace mucho tiempo veía lindo a Santiago pero que nunca quiso decir nada por mis sentimientos hacía él; y claro sentí un golpe al corazón porque ya todo se empezaba a derrumbar. Me sentí mal porque yo sé cómo es Santiago e inmediatamente pensé que Marta iba a ganar la "pelea". Marta y yo acordamos no hacer esto una competencia y las dos prometimos aceptar el destino fuera el que fuera, no queremos perder nuestra amistad por un chico.

Hay días que son tristes porque los veo salir juntos del Colegio, aunque sé que eso es por ella; porque siempre ha sido así... le gusta forzar las cosas. De igual manera es triste porque yo no estoy haciendo eso. Así que tomé una resolución, decidí que voy a intentarlo, voy a acercarme más a él, voy a conocerlo más, no voy a rendirme tan fácilmente.
Estoy tratando de acercarme más a él y ser parte de sus días, ahora lo saludo siempre que lo veo, le he hablado los últimos días más y más y estoy empeñándome en conocerlo más. El pasado miércoles estuvimos hablando y el viernes en el Colegio me reclamó que no le respondí un mensaje, entonces le dije que le mandaría uno en la noche, y se puso feliz y me sonrió mucho :3  El viernes estuvimos hablando hasta la madrugada y al otro día me mandó un mensaje para pedirme perdón porque se quedó dormido, y seguimos hablando toda la mañana :3 Hasta ahí creí que todo iba bien.
En la noche salí con dos amigas, les conté que había estado hablando con Santiago y una de ellas me dijo que si yo sabía lo de Marta y le dije que si. Me dijo que si sabía que a ella de verdad le gustaba él y que mis 2 mejores amigos (que son los mejores amigos de Santi)  le decían a Marta que le dijera que le gustaba, que anduviera con él. Me dijo que al parecer a Santi también le gusta ella.
Eso casi me mata, cambio totalmente mi cara, y tenía ganas de llorar. ¡Es increíble lo fácil que se pueden destruir las esperanzas!
Según ellas, esa relación no va a pasar porque no son compatibles, según ellas yo soy más linda que Marta y por ende, tengo más posibilidad, según ellas todo va a estar bien; según ellas, yo voy a estar con él.

No sé si creerles, no creo que todo vaya a estar bien, no considero que yo le vaya a gustar, no creo que vaya a salir algo bueno de todo esto. De lo único que puedo estar segura ahora es que tengo miedo. Sí, miedo. Por que en esta vida, el futuro es de lo más incierto que hay y ahora mi tranquilidad está dependiendo del futuro. No sé qué es lo que quiere la vida de mí, no sé cuál es el objetivo de todo esto. Quisiera poder tomarlo como una señal, la señal de que debo recordar que debo luchar por mis sueños, que no debo rendirme, que debo intentarlo, que debo ser feliz, que nada es para siempre. Quiero poder pensar que de verdad Santiago y yo vamos a ser algo, quiero pensarlo, quiero aferrarme a esa idea y creerla, pero la verdad es que ahora me es imposible.










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola! Este es un modo por el cual podrás hacerme saber de cualquier cosa que pienses acerca del blog o de cualquier otra cosa. Si hay un fallo técnico por favor dímelo, te lo agradeceré muchísimo. Besos y abrazos, Mari. :)