22/2/13

Desafío: pasar una excelente semana.

Sí, así como el título lo dice, ese fue mi desafío del domingo pasado (Domingo 17 de Febrero). Pues ¿por qué?, porque la primera semana de clases no fue la mejor de todas, no puse de mi parte y sólo me dediqué a quejarme y a llorar. Así qué el domingo decidí que esta semana iba a ser una semana diferente, una mejor semana. Decidí que si la vida me da limones, haré limonada... Así de simple.
-El Lunes me propuse hablar un poquito más con este nuevo chico que se va acercando cada vez más a mi corazón, saludarlo al menos. Y lo logre y descubrí algo, el me saluda de una manera muy especial, es muy cariñoso conmigo a decir verdad. Pase lindo tiempo con mis amigas y estudié.
-El martes debía ir a educación física y me propuse dar lo mejor de mí, asombrar a la profesora y entregar 100% de mí. Además tuve un tiempo lindo con mi mamá.
-El miércoles no recuerdo muy bien que hice jeje pero si estuve mucho tiempo divirtiendome con mi perro, porque ahora en clases y todos trabajando, no tenemos mucho tiempo para estar con él; así que fue una tarde bonita.
-El jueves fue EL DÍA de la semana. No saben todo lo que me pasó !! Acá en mi país debemos hacer en cuarto año un Servicio de trabajo Comunitario, con el fin de brindar servicios y ayuda a comunidades con necesidad; así que después de clases iríamos dos amigas y yo a buscar lugares para llevarlo a cabo. Estuve en el colegio y todo eso.. Salimos y fuimos a un puesto donde trabaja un amigo mío, y empezaron a llegar amigos del chico de antes (ya saben cual) y tenía tanto miedo de que llegara, pero por suerte mía, no llegó. Fuimos a hablar lo del trabajo y llagamos a la casa de una de mis amigas, que por cierto vive super cerquita de el chico de siempre. Y de repente me llamó él y me dijo que estaba afuera de la casa, que saliera. Ya saben como me puso eso, no por sentimientos, si no porque no quería verlo, ni quería saber algo de él. Todo iba bien así y así podía seguir, no hace falta que tratemos de ser amigos normales, yo estoy bien así con las cosas. Pero mis amigas son únicas y me obligaron a salir porque fueron corriendo a decirle que entrara a la casa. ¡Qué nervios tenía! No tienen idea, estaba en un shock completo. No tenía ganas de verlo ni de hablarle. Pero ahí estaba, el de pie, yo caminando hacía él cabizbaja, llena de nervios hasta el cuello. Me saludo justo como lo hacía antes, dándome un fuerte abrazo con sus manos en mi cintura,  obsequiándome un beso en la mejilla, de esos llenos de amor del bueno. Tengo que confesar que fue algo muy extraño y me devolvió a los viejos tiempos. Nos sentamos a hablar, el día había estado hermoso y ni que se diga de la tarde, era más que perfecta (ya saben que estoy obsesionada con la naturaleza). Yo sé lo que es él, y por lo mismo no quise verlo a los ojos cuando le hablaba, me ponía nerviosa. No por mí, porque estoy segura y sé de mis sentimientos, pero sí de él, que en cuánto a sentimientos, es él más extraño de todos. Hablamos y empezamos a tener menos nervios y para mi dicha llegaron mis amigas y empezaron a hablar y a sacar temas de conversación de todo, porque sabían que estaba muuuuuuy nerviosa, apenada y estresada. Pero por dicha mis amigas estaban ahí, aunque él seguía hablándome más a mí. Dijo que cuándo podíamos salir de verdad, un día que los dos pudiéramos y él no tuviera que ir a la Universidad. Pero llegó la mamá de mi amiga y mi amiga dijo que se fuera y sé que él no quería hacerlo pero tuvo que. Lo acompañé a la puerta y me vio a los ojos, y le dí un abrazo. Él se despidió dejandome un beso de nuevo, lleno de amor. Volvió a verme y cerré la puerta de inmediato. Me sentí aliviada y algo extraña.


después de eso mi semana sigue basándose en ese encuentro medio extraño y ya nada se compara con eso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola! Este es un modo por el cual podrás hacerme saber de cualquier cosa que pienses acerca del blog o de cualquier otra cosa. Si hay un fallo técnico por favor dímelo, te lo agradeceré muchísimo. Besos y abrazos, Mari. :)