Mariposas

16/1/13

Lo sé, son promesas.

Otra vez la vida me demuestra que no puedo confiar en nadie. Creí, otra vez, que había encontrado una verdadera amiga, una que estaría ahí siempre. Creí que era una de verdad porque nos apoyábamos cuando todos nos daban la espalda, que estábamos ahí para siempre. Pero, otra vez la vida me ha demostrado que nada es para siempre. Y eso no era la excepción. Es desgastante entregarle la confianza a alguien y que esa persona no haga nada más que herirte y destruirte. Lo sé, me hice una promesa. Y la estoy cumpliendo. Aunque haya prometido no dejar que me destruyeran, no significa que no pueda hablar y escribir de ello. Al final, es un buen modo de desahogarme.

2 comentarios:

  1. No se que habra pasado pero estoy segura que si miras a tu alrededor encontraras a una o mas personas que si que estan ahí para ti, a su manera pero lo estan ;)

    ResponderEliminar
  2. De eso me he estado dando cuenta, es muy gratificante encontrar a esas personas que jamás pensarías que estarían ahi :) Gracias por tus lindas palabras :)
    Abrazos.

    ResponderEliminar

Hola! Este es un modo por el cual podrás hacerme saber de cualquier cosa que pienses acerca del blog o de cualquier otra cosa. Si hay un fallo técnico por favor dímelo, te lo agradeceré muchísimo. Besos y abrazos, Mari. :)