13/10/12

Luz




Creo que finalmente me repuse de esa crisis psicológica-interna por la que me encontraba. En esos momentos de crisis y tristeza emocional y física, de soledad, de nostalgia, de miedo al cambio, al crecer. De horror a mi misma, a la oscuridad, a la luz. De terror al pasado, al presente y al futuro. Tiempo donde me desconocí completamente, ni la mínima idea tenía de saber quien era esa frente al espejo, me horrorizaba.
Pero creo que mi cuerpo lo necesitaba, necesitaba un tiempo de duda, mi mente necesitaba aclarar muchas cosas de mi vida, necesitaba un respiro. Necesitaba por un momento basarme en mí, aunque fuera en un momento de "dolor". Y realmente no me molesta haber pasado por esta "depresión", porque considero que la felicidad no es lo mismo, sin un poco de dolor previo... (No me mal entiendan ni piensen que soy demasiado emo jaja )
Pero finalmente me encuentro bien, he vuelto en mi, con un orden mental un tanto distinto pero me voy acostumbrando. Descubrí, en estos días, que por más que tengas miles de "amigos" o conocidos  NINGUNO estará ahí cuando te encuentres perdida. Lo que me llevó a darme cuenta que no importa que me llamen antisocial, ni que se burlen por que estoy sola; debo aprender a ser independiente. A alejarme de las personas que me puedan llegar a lastimar, que me vayan a traicionar, a alejarme de todas las situaciones incómodas que me hagan cambiar, de los malos momentos, de falsas amistades, a alejarme de toda cosa que no sea de mí. ( de mi forma de ser).  Note que a palabras necias, oídos sordos, que aún me falta mucho por aprender, que debo ignorar todo comentario que me ataque, que me lastime, que me derrumbe y me haga caer en otra extraña situación. Me observé y me di cuenta que aun me falta cambiar tantas cosas, el trato con las personas, y esta bien, sé que eso es mío pero no me cuesta nada cambiarlo un poco, con tal de no lastimar a los que más quiero lo haré. Observé que aún puedo observar las cosas pequeñas de la vida, el amor, la felicidad, y que nunca, nunca, por más viejita que esté, debo perder ese resplandor de mis ojos al ver un árbol, un arco iris, un amanecer, un atardecer. Que tengo que quitarme la idea de mi mente que no soy feliz si no tengo a alguien a mi lado, por que eso no va conmigo, que nadie absolutamente nadie tiene la capacidad de hacerme feliz, excepto yo. Y ESO NO LO DEBO OLVIDAR.  Vi que tu familia nunca te abandonar y por eso nunca te olvides tu de ellla. Me di cuenta que esta bien sufrir, llorar, porque al final del largo trayecto en el inmenso túnel, siempre saldrá la luz... La luz que llegará a alegrar tu vida de nuevo.



Y ese momento, donde encuentres tu luz, será el mejor o el peor día de tu vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola! Este es un modo por el cual podrás hacerme saber de cualquier cosa que pienses acerca del blog o de cualquier otra cosa. Si hay un fallo técnico por favor dímelo, te lo agradeceré muchísimo. Besos y abrazos, Mari. :)