6/5/12

Estúpida Adolescencia.


Hoy viendo fotos en la tarde, recordé mi niñez, sí, mi niñez.
Sé que no fue hace mucho, aún estoy joven jaja, pero la recordé y fue como si la volviera a vivir de nuevo. Debo admitirlo, me sentí muy feliz de recordarla, incluso lloré, lloré y lloré. Lloré porque cuando eramos  niños todo era tan fácil, sin llantos, sin preocupaciones, sin necesidades, sin desgracias. Lo único que nos hacía llorar era una caída, y era en el momento por que llegaba alguien y nos ayudaba, tu abuelita por ejemplo, te levantaba del piso, te curaba, te cantaba la canción "sana sana culito de rana, si no sana hoy sanará mañana" y te ibas a jugar, en el olvido quedaba el dolor.   La única preocupación era cuando llegaba un amigo a tu casa y no sabían que jugar, pero problema resuelto y pasaban horas y horas jugando de cualquier cosa, mientras se divirtieran no importaba mucho.  ¿La necesidad? Quizás saber que teníamos hambre y nuestra madre no estaba cerca para darnos un poco de comida.  Y la única desgracia que te podía pasar, era perder un juguete, más si era tu favorito.
Sí, que hermosa era la niñez.
Volver a ver todas esas fotos, verme tan sonriente, con un brillo en los ojos, ese brillo que solíamos tener todos cuando eramos niños, ese brillo que he perdido y que dudo que vuelva ahora.
Como quisiera volver a tener 5 años, ser feliz sin ningún motivo, poder jugar y jugar todo el día para de noche descansar y poder soñar, soñar con ser feliz de grande.
Pero no, teníamos que crecer, ¿PORQUÉ?
Cosas de la vida, lo sé. Desearía que todo fuera más fácil, sin penas ni dolor.  Ser feliz así porque así, no importa porque razón, sólo ser feliz y ya.
Es que ahora todo es tan distinto.
Sólo nos preocupamos por lo que piensa los demás, ¿PORQUÉ? en lo superficial, en el dinero, en las insignificancias que nos impiden disfrutar la vida.  Estúpida adolescencia que no nos deja ser felices.
Deberíamos olvidarnos de todo esto, de las demás personas, de las desgracias, de las tristezas, de las penas, de todo lo malo que pasa. Es muy fácil decirlo pero ponerlo en práctica es algo totalmente diferente y más difícil de lo que alguien pueda imaginar.
Así que vamos, seamos felices, olvidémonos de todo eso que nos roba la felicidad, y preocupémonos solo por ser felices. Al final no puede ser tan difícil.


Ser felices como antes



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola! Este es un modo por el cual podrás hacerme saber de cualquier cosa que pienses acerca del blog o de cualquier otra cosa. Si hay un fallo técnico por favor dímelo, te lo agradeceré muchísimo. Besos y abrazos, Mari. :)